El Estado no tiene que dar derechos, debe protegerlos, los derechos son inalienables a la persona, no puede haber derechos concedidos porque sería una supra-realidad la que los otorgue (Dios, Estado, otros hombres). Los derechos nos pertenecen no por ser asentidos y aceptados sino por la propia libertad que implica tenerlos. 
Los Derechos Humanos a pesar de estar bien enunciados no otorgan nada que no esté ya otorgado por La Naturaleza, la propia libertad de ser, de existir, ya confiere un estado inmanente. Los Derechos Humanos han de ser protegidos y no pervertidos por otorgados y entregados, son propios, no parte de un establecimiento de los mismos. 
Debe el Estado protegerlos pero no imponer su propio criterio de “Derechos”. 
Mi derecho a vivir no es una facultad del Estado, es otorgado por lo natural y una voluntad mía de que mi vida sea cada vez más óptima y con bienes .
Un abrazo.

Anuncios