La altura de las miradas 
en Mesa y López 
en el Corte Inglés, miríadas
de personas a la vez.
Que de frente en cada semáforo
cruzan con otras a la misma altura
que si sí, que si no me enamoro
llevando la compra de sutura. 
Vemos la altura del rodeo
que queda para llegar al destino
toca ir a donde sea del deseo
con gastos de puro supino. 
Justo siempre nariz con nariz
a diferentes estaturas
caminantes esculturas
otras quietas sin raíz. 
Toca bajar la vista
y ver que encima del suelo
agazapado a su duelo
sin pasar revista
están los que saben del dolor
de manos extendidas y carteles
respirando el tamaño de los gases
justo ahí por donde pases
extendidos como manteles
de aceras sin color. 
Toca bajar la vista 
más abajo de la barbilla
sin piedad natural dista
entre todas las colillas. 
Toca bajar la vista
en medio de cada esquina
como cada vez más se enquista
la inhumana deslealtad mezquina. 
Mientras unos de frente 
caminan aprisa para llegar
otros tan del gris sin pegar
comida a mandíbula batiente. 
Mientras unos ven escaparates
otros debajo de ellos, tan abajo
esperan unas monedas de rescate
para comer sin destajo. 
Mientras su frente es otro sentado
a la misma altura de pedir
muchos caminamos sin decir
que es un horror el hambre del acosado. 

Un abrazo.

Anuncios