… mira cabizbajo la calle
encuentra una mariposa
tirada en la acera.
Impedía a la flor nacer 
la acera.
Rumiaban los gatos
los cubos de basura.
La luna era reflejo 
de cristales rotos
y la mordaza era impuesta.
Un joven guardaba esperanzas
allá en la profundidad
de su cataclismo.
Las farolas eran estrellas
de aquella ciudad.
Un hombre confiaba alelado
en la semilla de su semilla
regurgitando arco iris.
Un viejo daba bastonazos
en la puerta de un convento
sonriendo por lo lívido vivido.
La sin vida pululaba
bajo los adoquines.
Nos hicieron mella allá
por el año 1974
cuando aún todo era imposible.
Las manos agarraron estériles
la poesía pulcra, puta.
Las meretrices gozaban 
sin saberlo.
Al final todo
se volvió bien 
cuando alguien meó en una esquina
gritando al cielo, borracho.
Por la noche ya
el ente 
sonrió.
Antes de que amaneciera
muchas parejas
miles de parejas
se amaron.

Eso fue lo más importante. 

Un abrazo.

Anuncios