… un rato de esos
de los que sabes, dulzura
como luego en esos procesos
somos dos amores de altura. 
Regálame un vaso de tu agua
de tu piel y circunstancias
seamos fuego que a poco, fragua
inúndame con todas tus fragancias.
Dame ese sudor exquisito
que palidece entre nuestros nexos
hagámonos amor de amor, del rito
el baile armónico de nuestro sexo.
Susúrrame tu alma tan toda
tan tantas veces coda
tan versátil e inteligente
tan más allá de gente.
Rubrícame en cada despedida
en cada ida, cada venida.
Fíjate en cada una de mis ventanas
en cada puerta y atardecer, arcanas
Mastícame en cada labio
en cada tuyo que sabio
me hace proceder 
de mi lengua, tu placer.
Úntame de tus músicas en verbo
en cada sorbo que te enervo 
en tus dientes tan disconformes
de la línea habitual que formes.
Líbrame o no lo hagas, mejor
de cada uno de tus rezos
mejor así, huye, amor.
Hagámonos ganas 
de cientos de sentidos
menos latidos cohibidos
seamos siempre mañanas.

Un abrazo.

Anuncios