… es un fotograma
un amanecer y atardecer
una risa o un drama
un sentido de merecer.
Un parpadeo es un instante
como los átomos son parte
indisoluble del universo constante
y el recurso del ser del arte.
Un parpadeo dura lo que dura
apenas unos segundos
cuando en cada mundo
es parte de lo que perdura.
Un parpadeo hace lo que un dedo
señalando hacia la luna
siendo el constante credo
que es el dedo más alto que ninguna.
Un parpadeo es un aleteo de colibrí
las puertas que cerré y abrí
rugiendo por la postrimería
y la tenaz dicotomía.
Un parpadeo es a la verdad
una dura dualidad.
La partícula particular
la nariz, la oreja, lo ocular. 
Un parpadeo es sin deseo
el más leve siseo,
un esclavo o reo
son lo que son o lo creo.
Un parpadeo se transmuta
en la fugaz instantánea
capturada por la memoria e idea
ruidosa, silenciosa, que sea. 
Un parpadeo dura lo durable
lo que los párpados capturan
en ese instante como duran
las verdades más o menos amables. 
Un parpadeo es tan rápido
como lento y venidero
que nos hace sentir verdadero
hasta el principio del último vahído. 

Un abrazo parpadeante.

Anuncios