… presentes, 
ausentes
silentes.
No disponibles
e imposibles.
Personas que uno creía cerca
pero estuvieron siempre lejos.
Lejos como el complejo
complejo que me han hecho sentir
cuando me tocó una porción de su vivir. 
Personas que sólo piden
y nada dan diciendo
cuanto dando estaban siendo
y que nunca las olviden.
Personas que quieren querer
pero a la hora de la verdad
se echan atrás con la sinceridad
de haber sido otro, por cierto, creer.
Personas por momentos inevitables
algunas, también inolvidables
pero que hay que dejar atrás
porque para ellas no eres su As. 
Personas y personajes
que uno ve y que viste como trajes
mayores o menores, presentables
como seres imprescindibles, nada rentables.
Personas que se ven tan más o menos
que fluctúan con su auto amor
viendo uno en ellas un sinsabor 
creyéndose por supuesto, buenos.
Se hacen saber con cierto misterio
para pasar presuntamente 
un tanto desapercibididas
cuando en realidad, crudamente
están continuamente, desaparecidas.
Personas que te vampirizan
cuando el rizo lo tiran y rizan
esnifándose tu alma y edad
son pura y dura dualidad.
Personas de las que aprendemos
a no ser tan tonto y memos
a no ser desconfiados
pero sí tener más cuidado.
Personas que te acarician falsas
convirtiéndote en simple balsa
de su aceite y escape,
de su ego y ágape.
Personas que saben cómo saberte
verte, olerte y sorberte
a las que les faltan los colmillos
para que seas sólo de ellas, cigarrillos.

Un abrazo.

Anuncios