… que al pasar de los cuarenta
te volviste más vulnerable 
y yo con mis casi treinta
fui un inicio venerable. 
Será que al pasar de ese día, mujer
fuiste un yotro, todo un ser
la calidad y cualidad
de cada cosa a tu edad.
Será que al terminarte 
y consumirnos 
fuimos orgasmos de arte
hasta aburrirnos. 
Será que fuiste víctima 
de tus hormonas.
No fui capaz tras mi retina
de mirar más allá de ti, mona. 
Será que al pasar de tus veinte
fui años mayor 
como otra vez, menor
la historia, de nuevo, que inventé.
Fui de último un prófugo fugaz
de reinos sin maldad, sin haz
de luz celebrando
cada momento que ando.
Fui viejo una vez
y joven en otra vejez.
Fui de otra, mayor
como de aquella, menor.
Sin embargo en todo momento
“Memento mori”
no dejé de amar sus nacimientos
después o a priori.

Un abrazo.

Anuncios