… El otro día me toqué una paja
pensando en ti, en tu raja.
Pensé en ponerte a cuatro patas
y así luego, no me darías la lata.
Me toqué una paja besándote
dándome contigo, el lote.
Follándote sin parar
comiéndote el coño, tu lugar.
Me toqué una paja tan sentida
que tuve un orgasmo con tu imagen
que tenía, tan presente, tan mía
que mis músculos ordenaron que me relaje.
Me toqué una paja por tu boca
que haría delicias en mí, loca.
Chupando tus tetas con desatino
para que así se cumpliese ese destino.
Me toqué una paja sintiendo tus piernas
sobre mí, a tu compás de folleteo
que me dije, Dios, dame ese deseo
de sentir esas delicias tiernas.
Me toqué una paja placentera
viéndote como una pantera
corriéndose en mi boca
estando tú, loca, loca, loca.
Me toqué una paja deseándote
el cuerpo entero, tus deseos.
Hacer de tí, de mí, un buen meneo
de esos que me dejan, adorándote.

Un abrazo.

Anuncios