Canta si el amor te atraganta
la garganta.
Todo se pasa cuando le pones ganas
peinaste en mí, algunas canas.
y casi nadie, sabía nada.
Y casi nadie, sabía nada.

Luego el dolor de sanar una herida
da igual qué pasa si sales fortalecida.
(Te relamiste como loba prohibida)
Y casi nadie, sabía nada.
Y casi nadie, sabía nada.

Prudente siempre estabas con toda
la gente.
Hasta en el amor fuiste indiferente.
Por no amar, amaste diferente.
Y casi nadie, sabía nada.
Y casi nadie, sabía nada.

Oculta tras la cara oculta
de la luna.
Para mí habías sido sólo una
y desde siempre, ahora, eres ninguna.
Y casi nadie, sabía nada
y casi nadie, sabía nada.

Falsas caricias eran tan falsas
tus delicias.
Tan de palabra, poca piel,
eran ficticias.
Yo siempre creí ser tu
primicia.
Y casi nadie, sabía nada.
Y casi nadie, sabía nada.

Harina, para mi pan eras
harina.
Tenías sal, sabor a mar
de amarte, mi divina.
Ahora no te adivinas.
Y casi nadie, sabía nada.
Y casi nadie, sabía nada.

 

 Un abrazo. 

Anuncios