… Desierta.
Una voz abierta que no supo ver
cuánto, cómo y de qué forma
podría ser y ser de sí a sí mismo.
Para comprobar la honestidad
fugaz del mismo hedonismo.
Rueguen fugaces los votos
acerca de lo que creemos libertad
sin parar de ser ni estar
hacia lo que creemos regios otros.
Pervertí el silencio procaz
hacia la ez de haz
ser lo que hagas para
ser de lo voraz
hacia el silencio incógnito.
Poseo, por eso, Perseo.
No pude por más que ser
ese deseo
que cobijaba la muerte y el
momento del deseo.
Portuarios hace tiempo
buscando comida para perecer
en pos de ser a sus hijos
que no tienen qué comer.
Hay una casa vacía allí
donde no hay nada que retener
que detener, que desposeer.
Hay una casa que no habita nadie
a fin de sus días, de sus alguien
para poder caminar, camino, caminante.
Después y quizás, antes
lo que ubico en una constelación
no sea más que la animadversión
del suceder sucediendo
cuando mi madre hace la compra.
Así, sin estar y sin estar estando
compramos hasta la mortalidad
cuando sueño sin soñar de mis soñados.
Eurídice, válgame a mí
cuando no está en sí
bemol, remos de mis oremos.
Oremos al padre y madre
espíritus de sal, sal, santigüémonos.
Seamos monos
retruécanos inversos
lúdicos aspersos
de cantautores
micrófonos.
Mañana no estaré aquí,
estaré allí..

Dios mediante.

Un abrazo.

Anuncios