Una vez tuve un amor que amé amando
con todo de mí, con mis pies, caminando.
Una vez tuve un amor que me dijo que me amaba
luego pasó el tiempo, la distancia, la reclamaba.
Una vez tuve un amor que me dio energía
risas, sentidos, alegría.
Una vez tuve un amor que quise poseer
pero al final, sólo me quedó de sí, de ella, leer.
Una vez tuve un amor que duró tiempo
atrapé sus miradas, sus movimientos.
Una vez tuve un amor a la que pude entregarme
ser mi parte, de ella, de mí, arraigarme.
Una vez tuve un amor a la que pensaba siempre
cada día, en cada paseo en Las Canteras
en cada nube de esta respiración tóxica, eras
para mí, sentido, frugal, libre.
Una vez tuve un amor tan joven, juvenil
que me hizo resplandecer de nuevo en mi optimismo
y ahora sé, que hasta que mi pelo senil
se vuelve, acaso, hacia mí mismo.
Una vez tuve un amor de mujer, hembra
con la que quise tener más simientes
quise ser de ella, flor, planta que siembra
pasear juntos, tranquilos, silentes.
Una vez tuve un amor que confundí en cada palabra,
hecho, intención, sonrisa, que labra.
Una vez tuve un amor, sin más, tuve un amor
tuve un amor.

Un abrazo.

Anuncios