Una vez tuve un beso
de amanecer, sin más proceso
que aquella vez que fue mi deceso
a la hora de ser, sin mí, eso.
Esa vez el sol amanecía
mi cuerpo me decía
“Helio, sé consciente, ten
ese retazo sin retén”
Una vez tuve un beso
lleno de alcohol y melodía

se hizo temprano, de día
no me supe más que ileso.
Luego, otra vez, fue en la playa
justo en la noche incierta
cuando el mar hacía del mar, ralla
y me volvía así, cosa muerta.
Ese beso me perduró
en la medida que me dilucidó
saberme ahora
o bien ser rumiante que me ignora.
Una vez tuve un beso, así, frugal
escondido en penumbras mías
no hubo más que ser animal
despechado, desdichado, sin mal
me duró poca la alegría.
Una vez tuve unos besos
que me levantaron la moral
en todas mis partes, tal
que todo fueron rezos.
Hacia ella a la que maldije
por haberme seducido
sin ser más que trozo comido
de su nariz, trozo, me dije.
Una vez fui beso besado
sin más que eso, beso, alado
luego me supe de ella, amado
falso acariciado, de lado.
No rumié más nada
que en búsqueda de mi conquista
satisfice mi razón lista
rompí su lazo de mí, atada.Un abrazo.

Anuncios