… las veleidades surgen como
sátrapas concupiscentes
luego vehemente
son de color romo.
Con detenimiento surgen
los espacios aparentemente
abiertos y rugen
desde el corazón a la mente.
Dije que hay silencios
como esquinas de casas
vacías, sin causas,
sin nada en los medios.

Muchas veces escribí
que la ruta más corta entre dos cuerpos
además de la mirada es la piel, sí…
Se tocan con acierto.
No es fácil ser ni ir siendo
en este camino sin rosas ni espinas
ni tener el aliento
de ir por donde uno camina.

Luego me desdije de lo dicho
con el cauce de cada ala
que vuela de aquí al nicho,
aire que cada cual inhala.
Sin el consuelo necesario
que me haga levitar
las cuentas de rosa, rosario
para cada una, gritar.

Pero mira…
Todo pasa
esto también pasará.

Un abrazo.

Anuncios