… Damos todo por perdido
sin apenas comenzar
con el dolor de alas
que quieren volar.
Dime así… ¿Dónde están las cosas?
Dime amor: ¿Hay tanto por amar?
Nos vemos siendo niños que quieren crecer
no nos dicen en la escuela
qué queremos querer.
Y nos llenan toda la cabeza
con lo inútil de las cosas viejas.
Dime amor: ¿Hay tanto por amar?
Luego el vuelo en nubes
pintadas de color
solas nos caen tiernas
presas del sopor.
Dame el beso de la esperanza
y recojo el trozo de mi tardanza.
Dime amor: ¿Hay tanto por amar?
Recojo el momento
me pongo en movimiento.
Sólo coger empuje,
manejar el viento.
Sentir que mis manos desnudas
alcanzan todo, hasta la sepultura.
Dime amor: ¿Hay tanto por amar?
¿Hay tanto por amar?

Un abrazo.

Anuncios