… dijiste la palabra mágica
aquella mediante la cual supe
que cualquier cosa de ti, alérgica
tu palabra parecida al escupe.
De repente… supe que hacia mí
nada de nada, morena
ni tu luna llena
ni un triste quiero, sí.
Hoy vi a mi ex, hemos evolucionado
en posturas físicas diferentes
yo hacia arriba, ella hacia los lados
mis dientes, tan rientes.
(Vale, Helio, qué mamón
Oh sannah eh, sannah oh)
Los amantes de amor dicen ¡Oh!
cuánto amor de amar, corazón.
(Ahora sonrío, así, versátil, sin razón)
En Tenerife hay estrellas sin inaugurar
hay vivencias sin augurar.
En Tenerife hay circunstancias propicias
al amor, al mar, al Teide, delicias.
Luego rumian antiguas runas
(Tan viejas como lunas)
anticipan acontecimientos
paralelos al ser, a cada hecho, cimiento.
Me dice una de mis “Ellas”, dulcemente
quiero que mi raja sea comida
yo le digo, así, prepotente
sal, que te deleiten como bebida.
Así les digo a mis amadas, todas
bellas, concupiscentes,
sin saberse, disidentes
loba, loba, loba, lobas.
Sin embargo
te amo,
como te digo, alargo
la palabra que me dice
deslice
largo es tan largo
mí de ti, reclamo…

Un abrazo.

Anuncios