… en cualquiera de sus formas y motivos.
Hace que los astros giren.
En ese círculo eterno del viene y va.
El amor, en todas sus formas
gravita en el centro del centro gravitacional…
Desnuda la luna aluniza y anula la luna.
Aumenta los propósitos venideros
– aunque las víctimas del camino –
Canten los cantares impolutos
quejándose de su parte de amor, amor.
El amor, en cualquier formación
de la semilla que crece al amor del Sol.
Los buitres aman la carne del muerto.
El muerto alimenta a los buitres.
Todo es para la benevolencia del sentir.
Es el amor, el motor del giro.
No te amo porque te necesito. Ni te necesito porque te amo.
Te amo sin porqués por el placer absoluto
que me hace amarte.
Amarte se me da bien.
Y eso, también.
El amor inunda Las Canteras.
Cuando el atardecer me hace su cómplice.
No recuerdo nada que con amor no naciese.
Vale que el lado oscuro de la fuerza
es tentadora
vale que está ahí.
Ahora bien (Y siempre ahora y bien)
amar nos redime.
Dime varias veces
cuánto me amas.
Recibir amor para mí
es inagotable.
– Así como las veces que me rasques la espalda –
Ama.
Ama.
Ama siempre que puedas.
Ama siempre que nazcas.
Aunque sea un rato, a una amante fugaz.
Ámala cuando la acaricies.
Con caricias de acacias.
¿Acaso las caricias no son de la piel, sonrisas?
¿Acaso acariciar no revitaliza la brisa?
Ama como te me amas.
Ama.
Siempre.

Un abrazo.

 

Anuncios