… A echarnos de más.
De centro a centro
dijo mi amada Tay.
Es lo que le dije, hay
de ti a mi adentro.
Sé que ahora me lees
con tus enormes ojos azules
ojos, que no quieres que adule
a pesar de mirar lo que me ves.
He de confesarte:
Aún te quiero
pero dejar es un arte
y no requerirte requiero.
No soy tan salvaje
ni tan austero
ni tengo ángel
ni tengo sombrero.
Echo de menos tus nalgas
de ti, mujer mar, tus algas.
Echo de menos tus caricias
tus besos,de ti, mujer, tus delicias.
Echo de menos tu segundo apellido
ese por el cual todo lo ves lindo.
No estoy por mi amor, dolido
sólo que nuestro parecer rescindo.
Pero créeme, Ley
nunca te dejaré de pensar
aunque ame otras camas, otro lar
I did it my way.
No sabes lo importante
que has sido para mí
lo que a través de tus, mis ojos, vi.
Pena que fue después, no antes.
Recurro a mi infinito
a ese campo que nunca viste
ese que no quisiste
ese que siempre delimito.
El campo donde me refugio
y me asalta la inteligencia
único valor de mi subterfugio
única ciencia de mi consciencia.
Me complace, te confieso
que me leas, ahora
pero te sonrío, créeme, a esta hora
estoy recto, entero, ileso.
He soltado, soltaré, alguna lágrima
algún labio desbebido
algún reglón que no rima
algún dolor bien dolido.
A pesar de todo,
recuerdo cada una de tus risas
tus ninguna, ninguna, prisas
tus formas, tus modos.
Tu piel en mi cama
tus pelos en mi almohada
(¿Lleva h intercalada?)
mi piel que te reclama.
Asumo mi responsabilidad,
no me aresto
tengo suficientes arrestos.
para no perder mi habilidad
de ser en cada resto
una mayor amada, posibilidad.
Cielo, no soy de hielo
ni de tierra, ni de hiel
ni de mar, ni de miel
sólo tengo anhelos.
A pesar de poner tierra de por medio
no lo veas como tedio
sino como tiempo para un día
sabernos bien, con alegría.
A no ser y ahí está mi extrañeza
que coincidamos en esas veredas
de verdades, sinceras
como aquel que sin querer, reza.
Si no, todo, sé, para bien
como de uno hay cien
como que eres maravillosa
un ser humano enorme, una diosa.
De echarte de menos
lo que fue de nos
tengo de ti, cada párpado
cada ser tuyo, alado.
Cada concupiscencia
cada virtud, cada esencia
tu bondad reiterada
aunque ahora, sólo de momento
sólo ahora, como lo siento
esté en retirada.

Un abrazo.

Anuncios