… De los nómadas.

El principio de certidumbre de los borregos.
La indescriptible característica del materialismo griego.
Los cantautores músicos y los músicos cantautores.
La falta de riego de las plantas aromáticas.
La tendencia unipersonal del semen.
Giran los planetas en órbitas centrípetas.
Kepler demostró los dos focos.
Mis dos ojos son los dos focos de Ofiuco.
Construyamos un molino de viento
donde Sancho Panza nunca chocó
El Quijote se hartó.
– Vaya que si se hartó –
(Seamos Quijotes, Quijotezcos)
Sólo aspiro a la magnificencia, a la excelencia.
Al recurso endogámico del ser siendo.
Perpendicularicémonos.
Seamos horizontabilísimos.
Transgredamos el factor suerte por la metabólica concepción
confesión, corrección, constituida constitución del Ser.
Desmetabolízame
¿Para qué?, Me dices abrumada, de broma.
Pues para qué va a ser,
para que se te ponga tiesa y me la metas
me cojas las tetas
te chupe la polla.
¡Pedazo de imbécil!
(Confieso que esto difiere silencio)
Sabes lo que tarda un planeta en darse…
Tanto como en enredarse.
La falsedad de la realidad
como realidad duradera
como complicidad
de las estaciones perecederas.
Ari Jiménez canta “Rescátame”
y me siento aludido
– y dolido –
por su canción de ser “Ámame”.
Y es que en el fondo,
en la característica de ruptura.
La constante falocracia
esconde la virtud femenina
la mala idiosincracia
del falo que se sublima.
– Falo, fala portugués.
Pues fale, pues fale, conlegintan… (Nótese la ene)
Regurgitemos lo eterno en pos
de lo universal.
Vomita lo centrípeto
La descargada voluntad
del llenarse
para su vacía fragilidad.
¡Ah, baby!
Atente a lo atendido
atiende lo que se pretende.
Juas.
Seamos radicalizadísimos
Amo a mis amigas.
Soy el bastardo consecuente
de mi madre, demente
de mi padre, de mente
y mi nacimiento, displicente.
– Orugas –
Mariposas.
Cosas.
Indecorosas.
Raudo y veloz
recurro a la solemne
estructura ¡Veloz!
¡Partícula particular
átomo inconciso
prolijo,
hijo…
.
Despunto
al punto
de apuntarme
al mundo.
Compárteme
me daría el placer
de hallarme
ante el saber.
Que de mí se dijo
de nunca, fue, lo que exijo
retener el tener del ser.
(Recordé a Lemes)
La ciudad desprende las alas
negras, avariciosas
vetas blancas
purísimas
Una señora, hace años
mientras mi ex-padre me llevaba de manos
la vimos que cargaba con bolsas de la compra
tan señora ella, la seguía su sombra
su chulería y contoneo
se cae, de bruces, al piso, y mi pitorreo
que mi padre recriminó
(Puede ser tu madre, me dictó)
Y me reí, menos, de acuerdo
pero llevo en el recuerdo
una pequeña porción que
gracias a  mi padre
grave,
supe de empatía.
Recordemos (Volvamos a grabar)
(Volvamos a pensar)
Demos…
Lo que demos
seamos rústicos
supremos
místicos.
(Paranopia
cornucopia
copia de las copias
(Pero no sabes qué de mí
copias.
(¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Paranopia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!)
Venite ad me et ego dabo vobis omnia bona.
– Risa burlona -.
Así como
Ja ja j aja ja ja jaj jja jajjja jjajjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Regúlateme.

(Besos y abrazos)
(Hoy sí, porqué no)

Un abrazo.

Anuncios