… una tarde?
Así, como la que no quiere la cosa
cuando el sol esté que arde
cada uno de tus gestos, hermosa.
¿Me regalas unos momentos
de esos, de los que tú sabes
llenos de buenos sentimientos
de tus pies, a tus plantas, tus naves.
Me das un rato en Las Canteras
o ese otro lugar que prefieras
que unas horas sean eras
o unos minutos, otras aceras.
Me invitas a dejarme invitarte
a ser entero o parte
de tus ojos,
de tus  labios.
¿Confiarías en que un tipo como yo
rescate de ti algunas sonrisas?
¿Aceptarías que una mujer como tu,
– de mil caricias –
dejase que simplemente te bailase alrededor?
Finalmente,
si te apetece
estamos, si me mereces,
frente a frente.

Un abrazo.

Anuncios