todo se va mostrando.
El panegírico de lo dicho.
Abraxas se nos muestra
entre lo bueno y lo malo
pero está en el centro, y adoramos
al panabraxismo.
Permíteme el neologismo.
Me seducen los árboles frutales
las fresas y los mangos
el retiro de lo lívido
la poesía indómita
la mujer indomable.
Recuerdo que hace años
en medio de un letargo
de miles de décadas
vi nacer al sol
al mar.
Psijé reencarnante, recurrente en mis poemías bastardas.
Considero nulo cualquier intento
que no sea a través
mediante
durante
con
el Amor.
Cualquier amenaza de descerebración
y descelebración
– permíteme esto –
no tiene porqué estar alejada
del contacto de cada piel.
Eso sí, te digo que detesto cualquier actividad
que lleve implícita
cualquier tipo de violencia.
Me considero un violento pacifista
y un activo pasivo
en las lides de ser.
Cada día pasa y nos muestra un sol diferente
¡Aunque lo veas igual, estúpido!
Es complejo desquerer, me pasaba hace años
cuando yo era menos yo y más yo…
(Qué recurrente soy)
Me procuro.
Sé que me lees.
Y eso me satisface porque no doy gritos en el desierto.
Pan me ofrece un diario y un dietario a seguir
a saber:
Voy viviendo y me voy consintiendo
en la medida en que los panes y los peces
se vayan reproduciendo.
(Nótese que no hablo en presente en lo posible de lo que pueda)
Cuando Nietzsche parió a Zaratustra
y Hesse lo adoró sobre Goethe
y me sumergí en El Lobo Estepario
en Demian tiré el libro contra la pared
cuando escuchaba a mi padre.
Y dije: ¿Tengo el estigma de Caín?
El estigma de Caín lo tengo justo atrás
de mi nuca (Nunca)
amínunca se me ocurriría desquererte (Gracias mi niña)
con – la biblia – 666 en mi mano y mi frente.
Voy a hacer una referncia a ti.
Me has hecho crecer por haberte conocido a Pan le doy gracias
– nariz linda –
Sin embargo, sigamos, entre los lindes de lo inimaginable
entre las horas que se van dando
el suplicio de ¡Cada estrella!
Ni sé.
Pero ¿Sabes?
Me reciclo.
Si me conoces, bien,
si me sabes, mejor,
si me desconoces, es una oportunidad.
Luego viene Pan.
Y nos arraiga.
Corazón mío, no dejes de latirme.
– Pero no me lastimes -.
¿Podrías?
¡Ah!, un día escribiré a las personas que amo.
– Y a las que reclamo -.
Mis versos perversos.
Reversos y revertidos.
Cuando digo “Aquí” digo “En ningún lugar”.
Ese es el tema.
Al final
al final de todo
de todas nuestras cosas.
¿Qué queda?
The answer my friend is
blowing in the wind.

Un abrazo.

Anuncios