… acogí al tsunami que venía desde Las Canteras.
Abracé un terremoto
dejé que un meteorito acabara con mis eras
una central nuclear explotó, me dejó roto.
Por tener miedo de mí, crecieron desiertos
murieron flores, campos, todo se quemó
revivieron todos los muertos
las almas fueron al infierno, creció el temor.
Por tener miedo de mí, murieron corazones
se destaparon pestes, acabaron emociones
se apagaron los colores, todo fue sombras
las casas cayeron, calló lo que nombras.
Por tener miedo de mí murió la belleza
la partícula indivisible,
todo se volvió invisible
las iglesias condenaron a todo el que reza.
Por tener miedo de mí el mundo dejó de llorar
de pensar, sentir, desear, amar
mi mundo caía mientras tanto
no existían dioses, no existían santos.
Por tener miedo de mí los relojes no marcaban
me vienen pesadillas, me duelen pesadillas, me torturan pesadillas
los hombres y las mujeres ya no se amaban
perdí el concepto del bien y del mal, de las rencillas.
Por tener miedo de mí, llegó el Apocalipsis
el  Armagedón, los movimientos, la elipsis
temporal. El mar se secaba y se volvía sangre
pasamos sed, dolor, pasamos hambre.
Por tener miedo de mí, el amor se alejó de mi alma
vale, está bien, me lo tomo con calma.
Por tener miedo de mí no duermo por las noches
soy lágrima en cada uno de mis reproches.

Un abrazo.

Anuncios