… Apocadas elipsis.
Partamos desde la mente
irreverente e intelectual que quiere morir
aparecer entre muchos y decir
¡Muera mi ardid, mueran mis pasadas gentes!
Mis emociones desbordan el hecho sin derecho
de ser más torcido que diestro y siniestro
sin esto, sin lo otro, con arrestos
las putas en esta ciudad bajo un gris techo.
Algunas, algunos, quieren ser parte de algo
yo quiero ser parte de lo unívoco todo
“Si tú me dices ven no lo dejo todo”
es más, si me invitas, igual salgo.
Hoy estoy hasta los cojones
fíjate tú, qué cosas las mías
que hasta lo digo en mis canciones
en mis bastardas poemías.
Es lo que tiene ser orejas puntiagudas
no llanas, no esdrújulas, no agudas
sin tildes, sin acentos, sin dudas
directas, parcas, crudas.
Apocalipsis… a poco que diga
lo que sea que sea
sé que al final la marea
traerá restos de fatigas.

Un abrazo.

Anuncios