… bienvenida de nuevo, aquí tienes tu espacio
tu hueco, tu lugar, tu sentir en cada lar
te veo llegar, esta vez, prudente con mucho que dar
cuando hay lo que no hay, lo llenas en el vacío.
Llegas a mi mente como la amante desesperada
loca por tener sus orgasmos de mujer desenamorada
y llegan tus redes virales para hacer la cronología
de hechos sin consumar con tu mala psicología.
Amada mía, gracias a ti escribo, lo endocrino
es lo que impulsa los impulsos y no termino.
Consigo que me indulten los pecados por biología
del ser que no es en cada vez, en cada vía.
¡Ah, amada dama! Palíndromo absurdo
para ti nunca diestro, siempre zurdo
no puedo decirte lo que me vienes en malas dosis
amada dama, siempre a mí y me enriqueces, neurosis.

Un abrazo.

Anuncios