… óptica indescriptible.
Luna rota.
Runas rotas.
Letras indescriptibles.
Corazones oxidados.
Tu miedo, tu miedo, tu miedo.
Mi miedo, mi miedo, mi miedo.
Estoy hasta los huevos.
No puedo ser ni serte,
no puedo verme ni merecerte (me)
¿Qué hago contigo?
¿Qué hago conmigo?
Ni la más remota idea.
Sólo sé que tengo un fuego
que no para de consumir
lo que para mi ego
es lo que fue vivir.
No soy,
voy siendo
no voy
estoy viviendo.
Si me amas
que no sea en término medio
me aburre de ser el tedio
de restar, si no sumas.
No me quieras nunca
por mi piel
que sea por mi alma
por la levedad de ser
por mi nunca calma.
¡Cojones!

Anuncios