… después de que estuvo dos horas y media hablándome de Osho, Krishnamurty, Jodorowsky, Buda y demás… Le dije:
– Morena, ¿Qué te parece si no me comes tanto el tarro y echamos un polvo?
Me miró con cara desconcertada y explotó de la risa.
Acabamos en mi cama.

Un abrazo.

Anuncios