… que siempre son buenos.
Todo es para bien.
Como el mar siempre en cambio constante, como los árboles y las montañas.
Como la incesante ciudad o la inmóvil luna.
Como el cuerpo entero y las creencias que quieren escapar.
Como el universo y el corazón que siempre late.
Como el amor en su vaivén.
Como los sueños en su despertar.
Como un eterno retorno.
Como la sangre que da vida.
Como las miles de elecciones.
Todo cambia y es para bien.
Como lo intrínseco de la vida.
Como el fondo del cuerpo.
Como el sentir de los lunes.
En el eterno proceso de vivir, todo cambia.
Yo cambio en breve de lugar.

Un abrazo.

Anuncios