Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

… se les veía/ve tan bien.
Precisamente, porque cuando todo va demasiado bien, quizás, es el momento en el que todo acaba. El ciclo se cerró, el universo continuó girando hacia su propia luz y todos seguimos mirando al cielo.
Antes, se nos veía bien, antes “ustedes” eran dos sonrisas, ahora “ustedes”, es decir, “nosotros”, “Tú”, “Yo”, “Ella” seguimos un camino en el que procuramos tener la felicidad o infelicidad que nos merecemos.
Ustedes, eran dos que transitaban por el espacio eterno lejanos a la tierra que ata las voluntades de seguir, como fuimos aire, en aire nos quedamos.
“Ella” se quedó en su sitio, viendo, aceptando la muerte y la vida.
“Él” vivió plenamente las incertidumbres del ahora.
“Nosotros” fuimos la consecuencia de la conspiración de unos astros, la consecuencia de peticiones atendidas y de soledades encontradas.
“Tú” viste que otra piel te sustentaba y te hacía ser más tu pero también se te quemó esa piel.
“Yo” Ahora, vivo una piel morena que me abraza en las noches y cuando duerme, quiere sentirme a su lado, aunque sea, con el roce de un pie.
“Ustedes” simplemente, dejaron de ser ustedes. Ahora somos “otros” ustedes y somos “nosotros” desde el presente más absoluto lleno de un futuro que me acerca al país de las palomas donde Colón dio su nombre y su nombre es alemán de piel oscura.
A veces lo que se ve muy bien en “ustedes” no es la realidad que aparece pronta e impresa en la sustancia de la que está hecha la vida y a veces, una sonrisa ámplia es más lejana que una seriedad cercana.
Todo acabó, la vida puso en su sitio el “ustedes” que formábamos y ahora, nuestras individualidades conforman diferentes “yo” y diferentes “nosotros”.
Pero todo se ha hecho con calma, con cariño y ternura, bien es cierto que sin pasión pero sí con la tranquilidad y la calma que yo merecía.
Todo ha seguido su curso, el mundo sigue dando vueltas y he pensado cómo se puede desamar tanto lo que se ha amado, cómo se puede reamar lo que nunca se ha visto y lo que nunca se ha visto y ahora se ve, es amor amado y amante.
“Ustedes” es el fin de toda esta historia que empezó hace meses en el calendario y ayer y ahora en el paso del cuerpo.
Todo termina bien, todo está bien si aprendemos lo suficiente para seguir siendo merecedores de la calma que pretendemos.
“Ustedes”… Eran.
Ahora “Nosotros” somos.
Ahora “Yo” Soy y “Él” fue.
“Ella” ya no es y sí es otro ahora y futuro.
“Tú”, si me lees, sabes que fuiste “Ella” y si no lo eres, eres tú, sin más, sin menos.
Ahora, “ustedes” lo conformamos con otras vidas.

Es lo que tiene sí aceptar la muerte.

Fin.

Un abrazo.

Anuncios