Etiquetas

, , , , , , ,

… hice una promesa que quiero cumplir con el presente post.
Como saben este blog no nació con la intención de hacer denuncia social o crítica de cualquier tipo o clase, para eso ya lo hice en los anteriores de bitácoras o blosit. En estos casi dos años de estar escribiendo en blogs (Felicito a Rafa: www.atomarporculo.wordpress.com por sus tres años de permanencia en La Red) decidí dedicarme a hacer una catarsis de mi vida mediante la escritura, sanar mis traumas, todo lo que cuento en mis historias, para ser más feliz, en definitiva. Les confieso que escribir en general y en este blog en particular, me resulta realmente placentero, me gusta, me satisface y no se me pasa por la cabeza ni tan siquiera cerrarlo por razón alguna. Lo que me da placer lo hago hasta la saciedad, cuando no se me apetezca escribir no lo hago.
Es una pena que www.tuperfumeeselencantodetuspensamientos.wordpress.com de la lindísima Coblenza cierre, respeto su decisión y la echaré de menos.
Ese no es mi estilo, mientras dure http://www.wordpress.com escribiré todo lo que me ha pasado y lo que no, dentro de la narrativa.
Pero hoy hago una excepción, hoy quiero denunciar desde estas letras la injusticia que hace un par de semanas vivimos en Madrid.
Gisela me pidió que la acompañase a Madrid (Hermoso Madrid) en calidad de Acompañante para que ella pudiese ir a la

I MARCHA POR LA VISIBILIDAD DE LA DIVERSIDAD FUNCIONAL

que se organizó el día 15 de Septiembre de 2007, le dije que sí..
Les confieso que mi primera intención era volver a Madrid y ver lo grande y maravilloso que es, coincidió que pude ver de nuevo esa ciudad y aprender de unas experiencias que espero queden plasmadas de forma lo más objetiva posible (Y que mis recuerdos me dejen) en relación a la imposibilidad de moverse por una ciudad si uno tiene movilidad reducida.
El Foro de Vida Independiente se organizó para crear un frente común con el fin de entre todos comenzar a solventar sus problemas – o los problemas que tiene la ciudad – y ser autónomos con los mismos derechos que tiene cualquier otro ser humano.
Imagínense, llegar al aeropuerto en un taxi (Euro taxi) adaptado, primera dificultad: la silla de ruedas de Gisela pesa muchísimo y no puede ir en el avión, por lo tanto, ella tiene que subirse en una silla manual (La suya es eléctrica) y tenemos que entrar los primeros en el avión y salir los últimos. Cambiarse de silla significa que dos operarios del aeropuerto la desplacen para ponerla en la otra silla, es decir, agarrarla por los brazos y las piernas y con un cuidado y maña que generalmente brilló por su ausencia hacer todo el proceso.
El Aeropuerto de Gando tuvo algún problema de protocolos y medidas de seguridad para poder trasladar a Gisela con su silla hasta la entrada al avión, si no se hace… con lo que tuvimos que esperar.
Problema solventado, hicimos escala en Bilbao, luego, llegamos a Madrid.
Encontrar un hotel con entradas, y baños adaptados ya nos supone un problema, no todos están preparados, además, había congresos en Madrid por lo tanto, llenos totales.
Conseguimos quedarnos en una residencia que se supone estaba adaptada, el baño no lo estaba completamente. Gisela les explicó que para que se adaptase un baño debía tener unas especificaciones en concreto y fíjense, todo era sentido común, si estás en silla de ruedas y quieres ducharte es mejor una mampara corredera que poner puertas a la ducha.
La habitación tampoco lo estaba completamente, les explico, si ponen la cama puesta en un lado pegado a la pared estás obligando a la persona a que se desplace con su brazo izquierdo o derecho fuerte hacia el lado obligatorio pero… ¿Si el brazo al cual obligas por poner la cama pegada a la pared no es el fuerte?
Recalco las partes que quizás me llamaron más la atención.
Llamar a un Euro taxi significa pagar un dineral después de esperar un mínimo de 30 minutos para que nos lleven a tal o cual sitio de Madrid.
Metros, ¿No se les ocurre pensar que las personas con movilidad reducida sólo pueden desplazarse mediante ascensores?
Nos topamos con ascensores parados por cuestiones de protocolo estúpidas con lo que nos impedían nuestro lógico desplazamiento.
Batallar para que lo volviesen a poner operativo.
Muchas personas (Trabajadores o no) de los metros a los que les preguntábamos acerca de dónde debíamos ir para coger tal o cual línea no reparaban en que Gisela estaba en silla de ruedas y nos decían hacia qué direcciones ir sin reparar que nos era imposible, deduje una gran falta de sensibilidad social para con este tema, sobraban las buenas intenciones, faltaba la sensibilidad para ver que una persona en silla no puede ir por el mismo sitio que el resto con la cantidad de barreras arquitectónicas.
El día de la manifestación repartieron unos panfletos donde plasmaban una idea que me llamó mucho la atención y le dio una vuelta a la realidad, el planteamiento consiste en que no son las personas las que se tienen que adaptar a la ciudad, es la ciudad la que debe adaptarse a las personas. Ese es el planteamiento básico.
Eso me dio mucho que pensar, es lógico, la ciudad está muerta, es maleable, debe estar al servicio de las personas, las personas vivas no deben estar al servicio de una ciudad fría.
Atocha se fue vistiendo de personas con un frente y objetivos comunes, luchar por dignidad. Es la dignidad que ellas y ellos tienen y que defienden y luchan por ella cada día de sus vidas, quieren que los políticos les hagan caso, que se hagan eco de sus problemas. Se corearon consignas, se portaron pancartas, personas con problemas de movilidad, personas sin esos problemas, todos a una para reivindicar unos derechos que se ven cercenados por políticas en exceso paternalistas pero faltos de práctica y operatividad.
Quiero escribir este tema en dos partes para que la historia quede bien reflejada y pueda ordenar mis recuerdos.

Fin de la primera parte.

Anuncios