… en medio de claroscuros.
El día nace y cruza frente al pecho que ostento.
Las ventanas se abren cuando nace un nuevo sol.
Su color naranja aún invade mi momento.
No sé volverme invisible, no sé quitarme el alma
cargo con ella, emergiendo del centro.
Ando tranquilo, ando despacio, ando con calma
ando amando, no se apaga mi sentimiento.
Siempre hay lágrimas que derramar, sonrisas que claman
remedios de tiempo, llenos de siento.
Y siento, siento, siento…
No paro, no apago, no hago, no espanto
este centro, sol, amar, mi alma, mi alma.
Incluso, es duro, me salen los cantos
como chorros de lluvia, como ojos de agua.
Es duro ser duro, es duro ser muro
es siempre, es ahora, es antes, es arma.
Otra vez es siempre, nunca es ahora
de nuevo, deprisa, regueros de llanto.
De nuevo el naranja, ilumina su vida
y entra en la mía el color de su piel
la luz de su aura, de su medida
impregna mi mundo que ama su miel.

Un abrazo.

Anuncios