… me dejó.

Pero no vale la pena lamentarse demasiado, llorar, lo justo, dolerme, lo justo también. Estoy profundamente triste, sereno, pero triste.
Sólo pude escribir la canción desde el alma.
– Te quiero….
– Y yo más.
Pero me deja porque el amor no es suficiente.
Aún la amo, tardaré en aceptar que tengo que dejar de amarla. Conseguiré dejar de amarla.
Y ahora me queda este hueco vacío donde caben los despojos del mundo.
Me mandó un mail me dijo que “era hora de irse”.
La llamé por teléfono, sobraban las palabras.
Me duele el cuerpo entero.
Me dejó una vez, sufrí lo indecible.
Volvió porque decía que me quería.
Ahora me deja “creí que el amor podía solventarlo todo”.
Otra vez estoy tirado como una colilla, escondido detrás de sus palabras del PC.
Estoy sereno, esta vez no escuché el “crack” de mi corazón porque también este último año he sido precavido.
Cómo duele y cómo me duele.
Me duele mucho.

Anuncios